En su versión Fenólica el contrachapado aguanta no solo la humedad, como el aglomerado o las fibras, si no el agua directamente, siempre que sus cantos estén bien sellados. Se fabrican con colas hidrófugas muy resistentes y se utiliza en construcción, embarcaciones, etc. Apto para el exterior.