¿Qué tipo de madera necesitas? Nosotros la tenemos dividida en las familias de coníferas, frondosas y tropicales.

Entre estas familias podrás encontrar:

Ayous, Arce, Castaño, Cumaru, Elondo, Ipe, Pino Abeto, Pino Gallego, Pino Insignis, Pino Oregon, Pino Suecia, Haya, Jatoba, Roble, Sapely, Sukupira, etc.

Madera para encofrar (tabla de encofrar – tabla de tejado – cabrio de encofrar, etc.)

Pide cada una de ellas en sus diferentes secciones.

Si lo necesitas te las podemos deshilar, cepillar, cortar a medida. Consúltanos sin compromiso.

Maderas Lobera Vizcaya

La madera, es un material natural de innumerables características y usos. Gracias a su compleja estructura, con sus ejes ortogonales, hacen de él un elemento imprescindible en muchas áreas de nuestras vidas.

Estos atributos naturales de los que dispone, hace que la madera tenga resistencia mecánica, con lo cual tenemos un material firme y duro al tacto, pero con cierto grado de elasticidad, fácil de trabajar y modelar. Sin duda, una de las grandes ventajas de contar con materiales de esta calidad.

De hecho, la madera ha sido utilizada desde los tiempos más remotos con gran cantidad de usos, desde combustible, materia prima para la elaboración de utensilios, muebles, papel, elementos decorativos, y como elemento estructural y funcional en la construcción de viviendas. Todo esto, hace que actualmente no sea posible concebir un espacio utilizado por el hombre, en el cual no exista algún elemento de este noble material.

Material de Gran Dureza, Resistencia y Aporte Decorativo

Las maderas, son clasificadas según su grado de dureza, y ello depende del árbol del cual provenga. Los de hoja caduca, es decir aquellos que cambian su follaje anualmente, son de crecimiento lento y tienen troncos de madera más dura. Tal es el caso del roble y el ébano, ambos de renombre en el mundo de las maderas. Mientras que los de hoja perenne, como el pino, el abeto, y el resto de las coníferas, son de rápido crecimiento y aportan maderas de menor dureza.

Las maderas blandas son más ligeras, fáciles de trabajar, y suelen ser más económicas. El pino, en casi todas sus variedades, y el abeto, son ampliamente utilizados tanto en carpintería como en construcción.

Por su parte, las maderas duras representan un material más elaborado y resistente a la par que decorativo, haciendo que sean muy solicitados en el mercado.